Rosa de Jericó

La Rosa de Jericó es una planta que desde pequeña siempre quise tener, y llegó cuando tenía que llegar.
Es una planta del desierto de zonas como Arabia, Sáhara, cercanías del mar Rojo y también se encuentra en Palestina y Egipto. No es nativa de la ciudad de Jericó.
Aunque fue allí precisamente, dónde los comerciantes las llevaban como talismanes para bendecir sus casas y negocios.
La antigua tradición dice que en su interior se esconde el espíritu del desierto.

Tiene muchas propiedades tanto medicinales como esotéricas:
Por un lado, es diurética, se usa como cataplasma para curar y mejorar las heridas, es antiacné (antibacteriana) y antioxidante.
Y por otro, es una gran renovadora de energía. No sólo absorbe las energías negativas, si no que las transmuta en positivas

Sólo hay una Rosa de Jericó, la Anastatica hierochuntica. Sin embargo, hay una muy similar, parecida a un helecho, en Centroamérica que llama Selaginella lepidophylla o Doradilla. Lo único símil que tiene es que se seca y revive en varias ocasiones, pero no es la misma.

He de deciros que fue una pasada verla abriéndose lentamente, que el olor que emana es a bosque con lluvia, a esa tierra mojada llena de nutrientes.
Ojalá hubiera podido hacer el vídeo más largo, pero ella va a su ritmo desplegándose, de hecho, sigue haciéndolo y pueden llegar hasta tres días hasta abrirse del todo.

Puedes ver el vídeo de la Rosa de Jericó abriéndose aquí (:

Gracias por estar aquí 💜
Shana



Esta web usa cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Si sigues navegando das tu consentimiento para la aceptación de la Política de Cookies que puedes leer aquí.
ACEPTAR
Aviso de cookies

La Tienda de Shana0
Aún no agregaste productos.
Seguir viendo
0