Parón creativo

Hace mucho tiempo que no dibujo. Ya te habrás dado cuenta.
La muerte de mi tío fue algo que me bloqueó. Lo sé. Aunque creo que también venía un poco de antes.
Una noche, hablando largo y tendido con @nacareve_art , que también es artista, nos dimos cuenta que ambas estábamos en la misma situación: ya no pintamos lo que nos nace y nos abstraemos. Si no que pintamos con un porqué, un para qué y que a ser posible, tenga todo sentido, siga una línea o forme parte de una serie. Así nos enseñaron a pintar en la carrera, con un objetivo marcado.
Y claro que es importante tener este objetivo, no lo niego, pero ya no pinto como antes.

En vacaciones cogí las acuarelas. Siempre me he sentido muy cómoda con este material, pero ya no me salían del pincel las ilustraciones tan bonitas como años atrás. Y no era presión por nada, me dije “pinta lo que quieras, lo que sientas, no tienes porqué mostrarlo…” pero ya no salía mágicamente.

Esa sensación similar a la meditación, esa abstracción del mundo mientras pintaba ya no está. Desde hace mucho.
Decidí darme tiempo y espacio, cocinar a fuego lento y volver cuando realmente dijera “voy a pintar”, como hacía de pequeña, y pasarme la tarde entera, y que me volaran las horas. De momento no me han vuelto esas ganas.
Es cierto que sí que he ido trabajando en proyectos para Finlandia, para @proyecto_kahlo , he hecho un mural en el barrio y he trabajado en otros proyectos personales, pero me doy cuenta que aunque los haga y funcionen y esté contenta con el resultado, no trabajo con esa energía que justo hablábamos mi amiga y yo.

Y no, no es falta de ideas. Precisamente me salen a borbotones y las voy anotando o abocetando…

Como solución, me estoy centrando mucho en la llamada slow life, qué cada vez me gusta más y me aporta más a mi vida.
Estoy disfrutando de la vida, de las pequeñas cosas, del verano que ya se está terminando, de mi familia Sama , de bailar (que muchas que me conocéis sabéis que soy Robocop), de volver a cantar, de hacer mis cosas brujeriles que tanto me llenan, de aprender, de leer, de, de, de…

Os dejo algunas fotos del verano: paseos maravillosos con Ovis (que cada día disfruto más a su lado) y la recogida de moras que hemos ido haciendo estás últimas semanas (més bones!!!!)

Este compartir es solo para mostraros el porqué no estoy subiendo ilustraciones.
No estoy mal ni nada de eso, solo este tema está en stand by por un tiempo, mientras realizo otras cosas como la web (esto dura más que la obra de El Escorial jajaja), me doy espacio para mi, reorganizo mi casa (ya os enseñaré los muebles que he ido restaurando y lo bonita que está quedando) y vivo 💜

Desde los 19 años he estado trabajando y estudiando. SIEMPRE. Es el primer año, desde junio del año pasado que terminé inglés, en el que solo he trabajado y me he centrado en la ilustración para los proyectos.
Y en realidad, llevo muy pocos meses en los que solo me dedico a trabajar y para mí.
Y algo en lo que me estoy dando cuenta, es que el slow life es maravilloso y lo estoy aplicando en prácticamente todo.

Realizar los jabones y champús con este mood, con esta buena energía de crear algo lindo y con amor, me llena. Y creo que esa energía, de alguna manera, la proyecto y la dejo en ellos. Al igual que en la restauración, en el cuidado de mis plantas… Y espero que pronto en mis ilustraciones.

💜 Gracias por leer hasta aquí 💜
Siempre feliz de leer tu opinión y tus experiencias ✨

Shana



Esta web usa cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Si sigues navegando das tu consentimiento para la aceptación de la Política de Cookies que puedes leer aquí.
ACEPTAR
Aviso de cookies

La Tienda de Shana0
Aún no agregaste productos.
Seguir viendo
0